Aumento de Labios

Método

La implantación puede realizarse en la zona retro-labial, consiguiendo el efecto, no por puro relleno, sino por apoyo en la arcada dentaria; produciendo, sobre todo, proyección anterior y eversión/rotación (más zona mucosa expuesta). También puede realizarse en la zona más carnosa de los labios, para producir aumento global de su volumen; o en su borde estricto, para producir definición o perfilación. En ocasiones, se rellenan también las comisuras (cantos externos) y/o los filtros, que son esos dos pequeños relieves que existen en el labio superior y se dirigen verticalmente hasta la nariz; ello rejuvenece y sensualiza mucho la región de la boca.


Pueden utilizarse materiales fluidos (colágeno, ácido hialurónico, metacrilato en suspensión, poliacrilamida, polialquilimida, ácido poliláctico, etc.), que se implantan con jeringa y aguja. Puede también implantarse grasa propia (obtenida en una liposucción), que también se implanta con jeringa, y aguja o microcánula; ciertos materiales sólidos (filamentos ó laminas de PTF-E, etc.); o incluso bandeletas de tejidos propios, obtenidos de alguna parte del cuerpo, que se implantan con técnicas de micro-cirugía. En el mismo paciente, pueden utilizarse varios materiales, en diferentes zonas y/o con diferentes propósitos. De todos estos materiales existe una breve descripción en el Capítulo “Implantes de relleno”. En todos los casos, se emplea exclusivamente anestesia local (crema o spray) o loco-regional.


Resulta particularmente interesante la posibilidad de efectuar un test previo: consiste en la adecuada interposición de un pequeño rollito de algodón entre los labios y los dientes. De esta manera, el paciente puede hacerse una idea del probable resultado. En este mismo sentido, existe la posibilidad de realizar un primer tratamiento con un material total y rápidamente re-absorbible.


Algunos materiales requieren un test previo, para descartar alergias o hipersensibilidades, que debe ser valorado en un periodo mínimo de 40 días; otros son totalmente inertes y pueden utilizarse inmediatamente.


En re-modelación labial se impone la norma básica de que, en todos los casos, la corrección debe obtenerse en el tiempo y no en el espacio; es decir, que es mejor corregir paulatinamente que producir una hiper-corrección, que pudiera no ser bien aceptada por el paciente y, además y según el material implantado, irreversible o de complicada reversión.


Lo habitual, en los casos de re-modelación labial, es que de una a tres sesiones sean suficientes.


Observaciones

Es un tratamiento simple, y a la par excelente, que proporciona una satisfacción justificada en la mayoría de los casos.


Puede modularse y adaptarse perfectamente a todos los pacientes y situaciones, porque permite agrandar y/o adelantar y/o perfilar y/o evertir; uno, otro, ambos labios o toda la región labial.


Asimismo la re-modelación labial permite complementar la actuación y eficacia de otros procedimientos en el caso de las tan frecuentes arrugas en los labios (envejecimiento o expresión).


Piénsese que en los labios se concentra una gran parte de la sensualidad y expresividad de un rostro.